Inspirándose en un pasaje del Libro de Job, el Papa Francisco recordó la mañana de este 30 de septiembre durante su homilía, a quienes viven "grandes tragedias", como los cristianos echados de sus casas a causa de su fe.