Al comentar esta mañana las palabras de San Pablo en la Primera Carta a los Corintios, el Pontífice subrayó que los cristianos parecen tener dificultades para creer en la transformación del propio cuerpo después de la muerte.