El valor de reconocerse pecadores abre a la caricia de Jesús y a su perdón, dijo el Papa en su homilía de la misa matutina celebrada este 18 de septiembre en la Capilla de la Casa de Santa Marta.