Se pueden hacer bellas predicaciones, pero si no se está cerca de las personas, si no se sufre con la gente y no se da esperanza, esas predicaciones no sirven, son vanidad. Lo dijo el Papa Francisco en su homilía este 16 de spetiembre en que la Iglesia recuerda a los Santos mártires Cornelio, Papa, y Cipriano, Obispo.