La Liturgia de este 15 de septiembre – afirmó el Papa Francisco en su homilía de esta mañana en la capilla de la Casa Santa Martha– después de habernos mostrado la Cruz gloriosa, nos hace ver a la Madre humilde y mansa.