En el Evangelio del día Jesús pone en guardia a cuantos ven la paja en el ojo del hermano y no se dan cuenta de la viga que está en el propio. Al comentar este pasaje, el Papa Francisco se refirió nuevamente a la corrección fraterna y dijo que el hermano que se equivoca, debe ser corregido con caridad.