La mañana de este 24 de octubre, el Papa Francisco subrayó que debemos dejarnos guiar por el Espíritu Santo que hace la unidad de la Iglesia en la diversidad de las personas. Reafirmó que Jesús es "la piedra sobre la cual nosotros edificamos la unidad de la Iglesia" y dijo que "sin esta piedra no se puede. No hay unidad sin Jesucristo en la base".