El Papa dijo la mañana de este 21 de octubre que con su sacrificio, Cristo nos ha hecho "amigos, cercanos, en paz". Personas que saben esperar y, en la espera, cultivan una sólida esperanza.