A través del Espíritu Santo, Dios ha dado a los cristianos el Cielo como "anticipo" de eternidad. Pero a veces los cristianos se olvidan de este don para seguir una vida "opaca" e hipócrita. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la Misa de este 17 de octubre.