El Pontífice centró su reflexión de este 16 de octubre en la Carta a los Efesios, en la que San Pablo eleva con alegría su bendición a Dios. Se trata de una oración de alabanza – observó –, de una oración que nosotros no solemos hacer habitualmente: alabar a Dios.