Incluso en medio de tantas dificultades, que el cristiano no ceda a la depresión. Lo subrayó el Papa Francisco en su homilía de este 27 de noviembre, en que también advirtió que la "corrupción" y la "distracción" nos alejan del encuentro con el Señor.