La mañana de este 24 de noviembre el Papa Francisco señaló dos tendencias siempre presentes en la historia de la Iglesia. La Iglesia tentada por la vanidad y la "Iglesia pobre", que – afirmó el Pontífice – "no debe tener más riquezas que su Esposo".