Convertirse es una gracia, "es una visita de Dios". Refiriéndose a la liturgia de este 18 de noviembre, el papa Francisco se inspiró en un pasaje del Apocalipsis de Juan y en el encuentro entre Jesús y Zaqueo, para detenerse en el tema de las conversiones.