Sucede en la Iglesia que los cristianos se sientan tentados de estar con Jesús sin querer estar con los pobres y los marginados, aislándose en un "microclima eclesiástico" que no tiene nada de auténticamente eclesial.