Para transmitir la fe a los niños y a los jóvenes de hoy, y ayudarlos a experimentar "la verdad y el amor", los adultos deben ofrecerles ejemplos más que palabras. Así se expresó el papa Francisco durante su homilía de este 14 de noviembre.