Todo cristiano, cualquiera que sea su vocación, debe saber perdonar siempre y no dar jamás escándalo, porque el "escándalo destruye la fe". Son palabras del Papa Francisco durante la misa del 10 de noviembre en la Casa Santa Martha.