Con el Evangelio de Juan y las palabras de Jesús antes de la Pasión, anunciando a sus discípulos: "les doy mi paz", el Santo Padre, puso de relieve el 20 de mayo que la de Jesús, es una paz completamente distinta de la paz que da el mundo.