Reflexionando sobre la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles, el Obispo de Roma destacó la mañana del 19 de mayo el admirable compromiso evangelizador de San Pablo, cuyo corazón «está siempre firme y en continuo movimiento».