El Papa subrayó en su homilía de este 13 de mayo, que la fe es un don de Dios, pero no se puede conseguir si se vive "separado" de la Iglesia.