En su homilía de esta mañana, el Papa Francisco recordó que no se puede pensar en la Iglesia sin la presencia en ella del Espíritu Santo que la impulsa a ir más allá de sus propios límites, si sabemos ser dóciles a su acción.