La Cuaresma es un tiempo para "ajustar la vida", "para acercarse al Señor". Lo subrayó el Papa Francisco la mañana del martes en su homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Martha. El Santo Padre hizo una advertencia a no sentirse "mejor que los demás".