El cristianismo no es una regla sin alma, un conjunto de reglas para gente que pone la cara buena de la hipocresía para esconder un corazón vacío de caridad. El cristianismo es la "carne" misma de Cristo que se inclina sobre el que sufre, sin avergonzarse.