No vagabundear por la vida, incluida la del espíritu, sino ir derechos hacia la meta siguiendo las promesas de Dios, que jamás decepcionan. Fue la enseñanza del Papa Francisco en su homilía de la Misa del lunes por la mañana en la Casa Santa Martha.