Dios ama, "no sabe hacer otra cosa". Lo subrayó el Papa Francisco en la Misa de esta mañana en la Casa Santa Martha. El Papa reiteró que el Señor siempre nos espera y nos perdona, es "el Dios de la misericordia" que nos hace fiesta cuando regresamos a Él.