Es posible adueñarse de la Palabra de Dios y disponer de ella según el propio gusto, si un cristiano no es humilde y no reza. El Papa desarrolló esta idea basándose en la parábola de los viñadores que asesinan al hijo del dueño de la viña, para adueñarse de su herencia.