El hombre que confía en sí mismo, en propias riquezas o en las ideologías está destinado a la infelicidad. Quien confía en el Señor, en cambio, da frutos también en el tiempo de la sequía: lo dijo el Papa Francisco la mañana del jueves, durante la Misa en la Casa Santa Martha.