Este 30 de junio, el Papa Francisco presidió la misa en que se recuerda a los santos Protomártires de la Iglesia Romana, cruelmente asesinados a los pies de la colina del Vaticano por orden de Nerón, después del incendio de Roma en el año 64.