El Papa Francisco hablando este 23 de junio del párrafo del Evangelio sobre la paja y la viga en el ojo, dijo que Dios es el "único juez" y quien es juzgado podrá contar siempre con la defensa de Jesús, su primer defensor, y con el Espíritu Santo.