El Papa Francisco desarrolló su homilía de este 20 de junio siguiendo el consejo de Jesús en el Evangelio del día. Éste, dijo el Papa, es un "consejo de prudencia" porque los tesoros de la tierra "no son seguros: se arruinan, vienen los ladrones" y se los llevan.