El Papa Francisco volvió a hacer una vibrante denuncia a la corrupción la mañana del 17 de junio. La ocasión se centra en el texto bíblico que narra el asesinato de Nabot, a instancias del corrupto rey Acab que tomó posesión de su viña.