El Papa Francisco reflexiona sobre la página de la Biblia, según lo propuesto por la liturgia, que cuenta la historia de Nabot, propietario de un viñedo por generaciones. Una historia muy triste que, aunque es muy antigua, sigue siendo un reflejo de uno de los pecados más "a la mano": la corrupción.