La historia del profeta Elías, que se describe en el libro de los Reyes de la liturgia del 13 de junio, fue tomada por el Papa Francisco en su conjunto, como modelo de experiencia de toda persona de fe.