Niños hambrientos en los campos de refugiados, mientras los fabricantes de armas hacen fiesta en los salones. Es la imagen que el Papa Francisco evocó en la Misa de esta mañana en la Casa Santa Martha.