Jesús perdona siempre y sus gestos se vuelven también "revolucionarios", o "inexplicables", cuando su perdón llega a quien se ha alejado "mucho", como el publicano Mateo o su colega Zaqueo.