Cada día, explicó el Papa esta mañana, Cristo nos pregunta "quién" es Él para nosotros. Es posible dar la respuesta viviendo una vida de discípulo, más que una vida de estudioso. Un camino sobre las huellas del Maestro, donde pueden cruzarse muchas experiencias, pero no solamente una aproximación de tipo intelectual.