Jamás es Dios quien tienta al hombre, sino sus pasiones. No obstante nuestras debilidades, dijo el Papa en su homilía de esta mañana, Cristo nos da siempre confianza y nos abre un horizonte más amplio que nuestros límites.