Quien no tiene paciencia quiere todo de inmediato, todo de prisa. Quien no conoce esta sabiduría de la paciencia -subrayó el Santo Padre esta mañana en Santa Martha- es una persona caprichosa, como los niños que son caprichosos.