En la fiesta de los Santos Patronos de Europa, Cirilo y Metodio, el Pontífice se concentró en la identidad del discípulo. El Evangelio, advirtió, se anuncia con alegría, lamentándose no se hace un favor al Señor.