La meditación de esta mañana del Papa partió del Evangelio en el que una "mujer valiente", una cananea, pide a Jesús librar a su hija del demonio a la que, por su humildad y amor, Jesús concede el milagro.