Cuando la presencia de Dios entre los hombres viene a menos, "se pierde el sentido del pecado" y de esta manera podemos hacer pagar a otros el precio de nuestra "mediocridad cristiana". Lo dijo el Papa Francisco en la homilía de la Misa de esta mañana en la Casa Santa Martha.