El Papa, comentando la danza alegre de David para el Señor de la que habla la Primera Lectura de hoy, subrayó en la Casa Santa Martha que, si nos cerramos en la formalidad, nuestra oración se vuelve fría y estéril.