La Iglesia no se puede entender como una simple organización humana, la diferencia la hace la unción que da a los obispos y sacerdotes, la fuerza del Espíritu para servir al pueblo de Dios. Lo dijo el Papa Francisco en la Misa presidida ayer por la mañana en la Casa Santa Martha.