Los celos son negativos, el camino del diálogo es positivo, un pacto para tener una actitud de humildad, como David en la Biblia. Lo dijo el Papa en la homilía del viernes.