Que los cristianos cierren las puertas a los celos, envidias y habladurías que dividen y destruyen nuestras comunidades: fue la exhortación lanzada por el Papa Francisco, la mañana del jueves, en la Misa presidida en la Casa Santa Martha.