Custodiemos nuestra pequeñez para dialogar con la grandeza del Señor. Lo afirmó el Papa Francisco en la Misa en la Casa Santa Martha. El Pontífice subrayó que el Señor tiene con nosotros una relación personal, jamás un diálogo masivo. El Señor, elige siempre a los pequeños, a quien tiene menos poder, porque mira a nuestra humildad.