El don de ser hijos de Dios no se puede "vender" por un mal entendido sentido de "normalidad", que induce a olvidar la Palabra de Dios y a vivir como si Dios no existiese. Fue la reflexión del Papa Francisco esta mañana de viernes, durante la homilía en la Casa Santa Martha.