Los escándalos en la Iglesia ocurren porque no hay una relación viva con Dios y con su Palabra. De esta forma, sacerdotes corruptos, en vez de dar el pan de vida, dan un alimento envenenado al santo pueblo de Dios. Así lo afirmó el Papa Francisco esta mañana en su homilía durante la misa celebrada en la Casa Santa Martha.