El Pontífice destacó durante su última misa del año en la Casa Santa Martha, la "nueva Creación", que representa el nacimiento de Jesús, y que hace nuevas todas las cosas y añadió que la Iglesia "quiere hacernos reflexionar sobre la humanidad estéril".