Recordando que "Dios quiso salvarnos en la historia" y que "nuestra salvación no es una salvación ascética, de laboratorio – ¡no! ¡es histórica!", el Santo Padre hizo hincapié este 18 de diciembre en que "no hay una salvación sin historia. Y para llegar al hoy, hay una larga historia, una historia larguísima".