Dios salva un corazón arrepentido, mientras quien no se confía en Él atrae a sí mismo la condena. Lo subrayó el Papa Francisco en su homilía de este 16 de diciembre. La llave está en el corazón. El corazón del humilde es abierto, sabe arrepentirse, aceptar una corrección y se confía en Dios.